LA GUÍA DIGITAL DEL ARTE ROMÁNICO

Webmaster: A. García Omedes - Huesca (España)

 

| Presentación | Novedades | Mapa del Sitio | Mapas Activos | Opinión | Castillos XI-XIII | Rutas Románicas | Monográficos | Otras Regiones

Enlaces | Bibliografía | Diccionario | Distinciones | Premio Romanico Aragonés | Fondos de Escritorio | Inicio |

 

-EL CASTILLO DE LOARRE: UNA VENTANA A NUESTRO PASADO-

(HOYA DE HUESCA)

Ver mapa interactivo de la zona


DIRECTORIO DE LA VISITA


1071, octubre, 18. Letrán

El papa Alejandro II acoge bajo la protección de la Santa Sede al monasterio de San Pedro de Loarre.

ALEXANDER episcopus seruus seruorum dei. Dilecto filio Simeón preposito monasterio Sancti PETRI de castello luar in aragona prouincia suisque sucesoribus in perpetuum.Quamquam sedes apostólica universalis mater et omnium eclesiarum princeps uniuersas eclesias comuni iure et dispensatione contineat plerique tamen fideles et catholici uiri cum pro remedio animarum suarum ex propiis facultatibus eclesias deo construunt in singulare patrocinium Sancte Romane eclesie eas comendare et prorpio eius iuri subiectas fore cupiunt, quatenus speciali caritate et studio sue matriz amplexe usque quaque liberiores et municiores existant et in profectu diuine seruitutis inde presidii ornamenta suscipiat, quatenus speciali caritate et studio, unde magisterium eruditionis expectant. Hec igitur karissimus filiun noster Sancius rex hispanie salubri consideratione perpendens predictum monastrium Sancti PETRI de castello de luar ad eo constructum et edificatum mediante legato nostro hugone candido et cardinale presbitero necnon uenerando abate monasterii sancti iohannis baptiste de pinna in proprium ius et tutelam Sancte Romane eclesie suscipi et apostolicis priuilegiis muniri desiderat et corroborari pariterque ex subitione eiusdem monasterii constitutum censum udelicet unciam auri per síngulos annos apostolice sedis persoluendum esse destinauit. Nos itaque in apostolatus amministratione quod no digni sumus diuina dispensatione locati cum omni caritate et beniuolentia an uota regis et tam iusta desideria inclinati, idem monasterium in tutelam et defensionem apostolice eclesie suscipimus et priuilegium sibi nostre apostolici tuitionis inpendimus. Unde tibi Simeón preposito eiusdem loci uenerabilis tuisque succesoribus in hac nostre santionis pagina salua quidem in omnibus huius sancte sedis reuerentia concedimus et confirmamus predictum monasterium Sancti PETRI de castelo luar cum omnibus que nunc sibi iure pertinent aut in futurum Deo annuente ibi cenferenda sunt ut sine omni molestia et inquietudine illud in tua gobernatione et prouidentia teneas. Statuentes et apostólica auctoritate confirmantes ut nullus rex, dux, comes, episcopus aut aliqua persona secularis aut eclesiástica iam sepedictum monasterium aut uillas, terras uel aliqua bona iure sibi pertinentia uiolenter inuadere, rapere aut aliqua ocassione perturbare aut inquietare presumat, saluo quidem debito honore et reuerentia proprii episcopi. Siquis igitur temerario ausu hec nostra statuta contaminare presumseritaut inflingere anathematis laqueo se innodatum et iudicio superni iudicis plectendum esse cognoscat. (....) uero pie deuotinis intuitu huius nostre santionis custos et ouseruator extiterit et bona sua ad amplificationem eiusdem monasterii contulit aut conferre studuerit apostolice benedictionis gloriam construatur et eterne retributionis gloria repleatur.

Datum lateranis XV kalendas nouembris per manus Petri Sancte Romane ecclesie presbiteri cardinalis ac bibliotecarii, anno XI pontificatus deomini alexandri sancti pape, ano sciliet dominice incarnationis millesimo septuagésimo i, Indiccione VIII.

 

ALEJANDRO, obispo, siervo de los siervos de Dios. A su dilecto hijo Simeón, prepósito del monasterio de San Pedro en el castillo de Loarre en la provincia de Aragón y en perpetuidad a su sucesores. Aunque la Sede Apostólica es madre universal y lider de todas las iglesias, debe de gobernar todas las iglesias por derecho consuetudinario y por concesión, no obstante la mayoría de los hombres fieles y católicos cuando constuyen a a sus expensas iglesias a Dios, por remedio a sus almas, desean encomedarlas al patrocinio único de la Santa Iglesia Romana y que estén sometidas a su propio derecho en la medida en que abrazando a su madre con el especial amor y celo puedan permanecer más libres y protegidas y en provecho del servicio divino, puedan recibir los ornamentos de protección de éste, en cuanto buscan una caridad y celo especial, de los cuales esperan el magisterio de la erudición. Por esto, nuestro muy querido hijo Sancho, rey de España considerando el monasterio de San PEDRO del castillo de Loarre por él construido y edificado y mediando nuestro legado Hugo Cándido, presbítero cardenal, así como en honor del abad del monasterio de San Juan Bautista de la Peña, lo acepté bajo el derecho propio y tutela de la Santa Iglesia Romana. Y como desea ser fortificado y fortalecido por los privilegios apostólicos, y de igual modo con la sumisión del mismo monasterio estableció un tributo, a saber, una onza de oro a ser pagada cada año a la Sede Apostólica. Nos, pues, en la gestión del apostolado, que no somos dignos de la divina dispensación, colocados con toda caridad y buena voluntad, o inclinados a los votos del rey y tan justos deseos, recibimos el mismo monasterio para la protección y defensa de la iglesia apostólica y le concedemos el privilegio de nuestra protección apostólica. Por lo cual te concedemos, Simeón, vernerable pepósito del mismo lugar, y a tus sucesores, en este diploma de nuestra sanción y os confirmamos que el susodicho convento de San Pedro, del castillo de Loarre con todas aquellas cosas que ahora les pertenecen por ley, o en el futuro Dios mediante, han de pertenecer allí para que lo guardéis en tu gobierno y providencia sin ningún problema ni molestia. Estableciendo y confirmando por autoridad apostólica que nigún rey, conde, duque, obispo o cualquier otra persona secular o eclesiástica se atreva a invadir violentamente el monasterio o villas, tierras o cualquiera otra propiedad que les pertenezca por derecho, sin perjuicio del debido honor y reverencia de su propio obispo. Quien por lo tanto se atreviese a profanar nuestros estatutos por una osadía temeraria, o a inmiscluirse en la trampa del anatema debe saber que está sujeto y castigado por el juez celestial. En vista de este piadoso devoto, fue guardian y protector de nuestra salud, y contribuyó con sus bienes al engrandecimiento del mismo monasterio y que la gloria de la bendición se construya y se llene con la gloria de la recompensa eterna.

Dado en Letrán el 18 de octubre por mano de Pedro, el cardenal presbítero y bibliotecario de la Santa Iglesia Romana, en el año XI del pontificado de mi señor Alejandro, el santo Papa, en el año de la encarnación del Señor 1071, indicción VIII.

 

 


AHN, Montearagón. Carp. 621, nº 1 bis. Copia en letra carolina. Publica P. Kehr, Papsturkundem..., doc, 3, pp. 261-262.

(Tomado de " Documentos de Montearagón 1058-1205". Mª Dolores Barrios Martinez. Ed.: Asociación de Amigos de Montearagón. 2004. pp.: 19-21)

(Traducción siguiendo el planteamiento indicado por Isidro Bango Torviso)


Páginas consultadas:

Ver mis estadísticas