REAL ACADEMIA DE NOBLES Y BELLAS ARTES

SAN LUIS DE ZARAGOZA

DIARIO ACADÉMICO
HISTORIA
ACADÉMICOS BENEMÉRITOS
ACADÉMICOS DE HONOR
ACADÉMICOS DE NÚMERO
ACADÉMICOS CORRESPONDIENTES
Contacto

 

RAMÓN JARNE, TERESA

Lupiñén -Huesca-, X-1945. Pintora. Estudios medios y de profesorado en Huesca, en el Instituto Ramón y Cajal y en la Escuela Universitaria del Profesorado de E.G.B. Becada por la Diputación de Huesca, 1978, es invitada por el Instituto Italiano de Cultura, permaneciendo en la Escuela de Bellas Artes Pietro Vannucci, Perugia. Lazo de Dama de Isabel la Católica y Académica Correspondiente de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis de Zaragoza. Vive en Huesca.

Sus primeros cuadros pueden alcanzar un matiz surrealista que deriva hacia un realismo de connotaciones mágicas. Paisajes y figuras femeninas de raro atractivo, son temas que desarrolla hasta desembocar en un concepto figurativo muy diferente pero que guarda un aroma de lo realizado entre finales de los setenta y parte de los ochenta.

En 1993 tiene una exposición, titulada Bellas y Bestias en horas azules, que es una especie de confrontación de dos temas perfectamente entrelazados. En las Bellas, de 1992, trata el desnudo femenino recortándose sobre atractivos planos de dosificados colores. Representación femenina cargada de sensualidad y de ternura. En las Bestias, de 1989, por tanto anterior a las Bellas, trabaja todo un bestiario representado de manera esquemática, intencionadamente primitivo, con la intención de potenciar un tema con lo irracional como protagonista.

Con posteridad a 1993 la obra se puebla de elementos simbólicos ancestrales, formas antropomórficas y diferentes símbolos. Su viaje a República Dominicana motiva un enriquecimiento de color y, por el momento, un abandono por recargar tanto el lienzo, que tiene como consecuencia obras tan singulares como Los amores amarillos y Música acuática, de ahí que nazcan cambiantes atmósferas, espacios, planos y formas integrándose con fluidez.

Su vínculo con la provincia altoaragonesa es muy profundo, realizando grandes obras como el mural Catarsis (2002) en la entrada del túnel internacional de Somport o La ciudad dorada (2008) para el Palacio de Congresos de Huesca.

En 2010 expone en la Lonja de Zaragoza su obra pictórica bajo el título de Desiertos y cardenales.

(Fuente: GEA)